1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://motivacion.about.com/b/2014/05/06/la-forma-en-que-usas-las-palabras.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

You can opt-out at any time. Please refer to our privacy policy for contact information.

Comenta en el foro

Ana Muñoz

La forma en que usas las palabras

Por mayo 6, 2014

Sígueme en:

Las palabras y frases concretas que usamos para dirigirnos a los demás pueden ejercer una influencia en su autoconcepto, sus emociones o la probabilidad de que hagan lo que les pides.

Supongamos que quieres que tu hijo pequeño te ayude aponer la mesa. Si le dices “Ven a ayudarme a poner la mesa”, es más probable que no te haga caso que si le dices algo como “Ven para ser el ponedor de mesas” o “¿Quieres ser mi ayudante?” Al expresarlo de este modo (con un nombre y no con un verbo) se hace referencia a lo que una persona es y los niños, al igual que los adultos, quieren ser “algo”, sobre todo algo positivo.

En una investigación llevada a cabo por científicos de la universidad de California les dieron una charla a 50 niños sobre el hecho de ayudar, mientras que otros 50 oyeron una charla sobre el hecho de ser serviciales. Luego les dejaron jugar con juguetes divertidos. Mientas jugaban, los investigadores les dieron varias veces la oportunidad de ayudar. Aquellos que oyeron la charla sobre ser serviciales ofrecieron su ayuda un 20% más que el otro grupo.

Entre los adultos el efecto es similar. Por ejemplo, un estudio mostró cómo el hecho de preguntar a una persona “¿Cómo de importante es para ti ser un votante?”, los motivaba más para ir a votar que si les preguntaban sobre la importancia de votar.

¿Mentir o ser un mentiroso?

Cuando se trata de una cualidad negativa, como mentir o engañar, sucede algo muy parecido: probablemente no quieres ser la persona que ha mentido, pero aún menos querrás ser un mentiroso. No obstante, por este mismo motivo, cuando queremos reprender a alguien por un comportamiento inadecuado es preferible recurrir al verbo y no al nombre, pues llamar mentiroso a alguien puede ser más humillante que decirle que te ha mentido y pedirle que no vuelva a hacerlo. La gente está más dispuesta a cambiar un comportamiento inadecuado cuando se lo piden de un modo amable, que no le resulte humillante o le haga sentirse mal como persona, pues esto último tiene más probabilidades de generar una reacción negativa, enfado y ganas de llevar la contraria solo para fastidiar o por venganza.

En cambio, para fomentar cualidades y comportamientos positivos en los demás puede funcionar mejor decirles cosas como “Eres muy amable” en vez de “Ha sido muy amable lo que has hecho”.

Influir en el autoconcepto

En los niños, este modo de hablar ayuda a formar su propio autoconcepto. Por ejemplo, decirle a un niño “Sé ordenado” le ayudará más a convertirse en alguien ordenado que decirle “Ordena tu habitación”. Y aún mejor si das por supuesto que así es como es: “Yo sé que eres ordenada, ¿verdad? Por favor, sé ordenada ahora”.

No obstante, a la hora de usar este modo de hablar, incluso para cualidades positivas, hay que tener cuidado. Por ejemplo, a veces puedes intentar ayudar a alguien y no conseguirlo. Si para ti es muy importante ser servicial y amable, puedes sentirte especialmente mal cuando no lo consigues. Otro ejemplo nos lo ofrece un estudio de la Universidad de Stanford: cuando les dijeron a un grupo de niños que eran buenos dibujantes, fueron mucho más duros consigo mismos al hacer mal un dibujo que aquellos a los que tan solo les dijeron que se les daba bien dibuja..

Cuando los adultos le ponen una etiqueta  a un niño (por ejemplo “gran dibujante”) su identidad y su valor como persona quedan unidos a esa etiqueta y fracasar o encontrar dificultades en algo que forma parte de lo que eres puede doler bastante y puedes tender a pensar que eres un fracasado en vez de “He fracasado en esto”.

¿Cómo resolver este dilema?

Cuando se trate de conductas que están relacionadas con habilidades o capacidades es preferible usar verbos en vez de nombres (has hecho un dibujo genial en vez de eres un artista), tanto para dirigirnos a los demás como cuando nos referimos a nosotros mismos.

Cuando se trata de aspectos que no afectan tanto a la autoestima, como ser ordenado, ser un ayudante, etc., o en momentos puntuales en que quieras que tus hijos hagan algo, puedes recurrir al nombre en vez de al verbo.

En definitiva, la psicología humana es complicada; las cosas no son blancas o negras y el mejor modo de actuar en una misma situación puede ser diferente según las circunstancias. Por eso, cuanto más sepamos acerca de la psicología humana, más capaces seremos de movernos con cierta soltura en este complicado mundo que es nuestra psique.

También te puede interesar:

Comentarios

Sin comentario. Deja un comentario

Deja un comentario


El salto de línea y el espacio entre párrafos son automáticos. Se permite el uso de algunos comandos en HTML: <a href="" title="">, <b>, <i>, <strike>

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.