1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://motivacion.about.com/od/Cuerpo_mente/a/Apatia-Falta-De-Energia-Y-Depresion-Por-Deficiencia-De-Tirosina.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

You can opt-out at any time. Please refer to our privacy policy for contact information.

Comenta en el foro

Apatía, falta de energía y depresión por deficiencia de tirosina

Por

Apatía, falta de energía y depresión por deficiencia de tirosina
© Nicola Tree / Getty Images

Aunque puede haber diversas causas de la apatía y falta de energía, una de ellas es la deficiencia nutricional de un aminoácido llamado tirosina, encargado de producir las catecolaminas que te aportan energía.

Si no puedes afrontar la mañana sin una buena dosis de cafeína o algún otro estimulante, te sientes débil y sin fuerzas, apenas te emocionan las cosas o estás en un estado de apatía buena parte del tiempo, es posible que este sea tu problema. Puede que incluso duermas mucho y te cueste salir de la cama por las mañanas, pero aún así sigues sin energía durante el día.

Desde un puto de vista bioquímico, puede haber dos motivos principales para este problema: niveles bajos de catecolaminas o niveles bajos de hormonas tiroideas.

Catecolaminas

Existen tres tipos de catecolaminas: dopamina, norepinefrina y epinefrina. Cuando tu cerebro produce una cantidad suficiente te sientes alerta, con energía y con un buen nivel de excitación emocional y física. La dopamina es la que produce las otras dos catecolaminas. Las catecolaminas son las hormonas encargadas de darte la energía que necesitas para responder a las situaciones de estrés. Te ayudan a estar alerta y a responder con rapidez y energía a las demandas de tu ambiente. Las personas más extrovertidas tienen niveles altos de catecolaminas, mientras que las más introvertidas, calladas y tranquilas tienen niveles más bajos.

Si tus niveles son demasiado bajos, no sueles reaccionar con mucha intensidad ante las cosas que te suceden ya sean positivas (una buena noticia, la posibilidad de hacer un viaje interesante, etc.) o negativas (algún problema o fuente de estrés). Muchas personas con catecolaminas bajas se sienten deprimidas y apáticas.

También es posible que tengas problemas para concentrarte y para prestar atención. Si al intentar leer un libro descubres que estás releyendo el mismo párrafo una y otra vez, puede que se trate de un problema de catecolaminas.

Las personas con catecolaminas bajas suelen usar sustancias como café, chocolate, azúcar, tabaco, alcohol o marihuana, porque notan que les anima, o incluso cocaína o anfetaminas. Todas estas sustancias producen un aumento de catecolaminas. Sin embargo, sus efectos duran poco y al final acaban produciendo el efecto contrario, por lo que buscas otra dosis de café u otros estimulantes.

El aminoácido tirosina

La tirosina es un aminoácido que se encuentra en alimentos ricos en proteínas, como carne, pescado, huevos, pollo, y es utilizado por el cerebro para producir catecolaminas. La tirosina tiene un efecto antiestrés, antidepresivo y revitalizante. También aumenta la sensación de bienestar, puesto que es un componente de las encefalinas, de efecto similar al de las endorfinas. Se ha usado con buenos resultados en casos de depresión con apatía y problemas de atención. La tirosina la usa tu cuerpo también para producir las hormonas tiroideas, que tienen un efecto estimulante.

Si tu problema es una falta de catecolaminas y tomas este aminoácido, que puede adquirirse fácilmente en herbolarios, notarás sus efectos enseguida, en unos diez o quince minutos, puesto que llega con rapidez al cerebro.

Toma una cápsula de 500 mg de L-tirosina nada más levantarte y antes de tomar nada. Si no te hace efecto en 30 minutos (por lo general hace efecto en unos diez minutos), toma otra cápsula de 500 mg. Si no notas efecto tras otros 30 minutos, toma una tercera cápsula. De este modo conocerás tu dosis. Al principio puede que necesitas tomar esta dosis tres veces al día: al levantarte, a media mañana y a media tarde. Si tienes problemas de sueño no tomes más de 1 o 2 por la tarde, pues puede interferir con la producción de melatonina. Trata de evitar el uso de cafeína y estimulantes (si no puedes dejarlos de golpe hazlo poco a poco, conforme la tirosina te vaya ayudando). Desayuna bien, con un desayuno rico en proteínas y sin dulces o bollería.

La tirosina puede ayudar también a combatir el síndrome de abstinencia y la depresión en los drogadictos.

Tu cuerpo puede convertir otro aminoácido llamado fenilalanina en tirosina, de manera que si no te va bien con la tirosina puedes probar a usar fenilalanina. También puede servirte de ayuda el ácido graso omega-3.

Precauciones

No tomes más tirosina de la que necesitas, pues podría aumentar en exceso tu presión arterial. No la tomes si eres hipertenso, si tienes melanoma, migrañas, hipertiroidismo, tiroiditis de Hashimoto, trastorno bipolar, o tomas medicamentos inhibidores de la MAO.

Es posible que tengas también deficiencias de minerales y vitaminas, por lo que puede ser aconsejable que tomes también algún suplemento de multivitaminas y minerales.

Causas de los niveles bajos de catecolaminas

Además de la predisposición genética, existen otras causas como las siguientes:

Estrés. El estrés excesivo puede hacer que tus niveles de catecolaminas, después de mantenerse altos durante mucho tiempo, se agoten y caigan. Las catecolaminas necesarias para combatir el estrés se producen en las glándulas adrenales, las cuales pueden acabar agotándose tras producirlas en exceso.

Deficiencias alimenticias. Si no tomas suficientes proteínas, tu cuerpo no podrá fabricar las catecolaminas que necesita. Las dietas altas en carbohidratos y dulces producen una mayor liberación de insulina que, a su vez, saca los aminoácidos de tu sangre para llevarlos a tus músculos, por lo que llegan menos a tu cerebro. Debes hacer una alimentación rica en proteínas de origen animal. Las proteínas de origen vegetal tienen cantidades mucho más bajas de tirosina, y la soja, que a menudo consumen los vegetarianos, tiende a inhibir la conversión de tirosina en catecolaminas.

Disfunción de la glándula tiroides

Muchas personas con los síntomas descritos al principio de este artículo pueden tener problemas de hipotiroidismo. La tiroides regula la acción metabólica de cada célula de tu cuerpo. Las hormonas tiroideas son importantes para la absorción de aminoácidos en tu aparato digestivo. En el cerebro, estas hormonas dirigen la conversión de tirosina en catecolaminas. La falta de estas hormonas produce apatía física, emocional y mental y a menudo ganancia de peso, manos y pies fríos, fatiga y depresión. Si crees que puedes padecer hipotiroidismo acude a un médico.

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.